Mi opinión sobre la baja maternal

View this post on Instagram

No se porque he tenido que resubir el video 😯 Video en castellano con aparición estelar de Teddy que hoy estaba especialmente protagonista. Hoy cuento mi opinión (que ni muchisimo menos tiene porque ser compartida) sobre las bajas laborales de mater/paternidad en España. Para mi la conciliación familiar y laboral debería ser un asunto más que prioritario y más en un estado con los problemas de natalidad que tenemos. No se trata de que la gente que no quiere tener hijos, quiera tenerlos, sino que quienes desean tenerlos no tengan que enfrentarse a todo un mundo de problemas para ello. Poner por delante las necesidades de las personas a las necesidades productivas. Esta es mi opinión…¿Cuál es la tuya? ¿Cómo conciliaste? Cito en el video a @armandobastidaep a quien además sugiero leer y seguir. #feminism #myopinion #lactancia #maternidad #sermadre #residentematrona #opinion #feminismo #mujeres #woman #womenrights @feminismopina @embarazodatos @bebesymas @_mujeresunidas @feminismm_ @thefutureisfeminism_

A post shared by LidiaCigüeña (@lidiaciguena) on

Cacas y parto

Un tema que a muchas os preocupa y os trae por la calle de la amargura: ¿ES VERDAD QUE NOS HACEMOS CACA DURANTE EL PARTO?

Pues…normalmente, ¡si!

Y no pasa nada.

Resulta que para nosotras incluso puede ser útil!

¿Quieres saber por qué?

Mira el video, en castellano:

 

Lactancia e medicamentos

Haz “click” a la derecha del video para castellano.

http://www.e-lactancia.org

Quedan 2 días para el EIR 2018

View this post on Instagram

EIR 2018 Estoy fatal de las muelas asi que es lo máximo que he alcanzado a hacer pero no quería dejar pasar la oportunidad de desearos suerte. Especialmente a @sofiahidalgo33 , @belenpresedo compañeras, que me aguantaron 5 años entre carrera y preparación y a las que les deseo lo mejorcísimo, confío muchísimo en vosotras. También a @sandrinsta , porque me pareceria una mierda, hablando claro, que alguien con tantísima vocación se quedase fuera. Suerte a @alejandromlinares @patritorres20 y a toda esa gente que seguramente se me esté olvidando. Y muchísima suerte a mis futuras Rs pequeñas, estén donde estén 😘 #eir2018 #eirplus #eir #matronas #enfermeras #enfermeria #proudnurse #enfermeras #science #nursing #nurses #residentes @eir_2018 @enfermereir

A post shared by LidiaCigüeña (@lidiaciguena) on

Lactancia, eu digo SI!

Haz Click a la derecha del video para que salga en castellano. 

View this post on Instagram

Scroll para castellano! ⚪🔵A revista The Lancet na sua edición de 2016 recolle: -Que as mortes de 823000 nenos e 20000 nais se poderian evitar cada ano coa universalización da LM. -Que a LM asociase a un menor número de infeccións. -Que a LM asociase a un aumento da intelixencia. -Que hai unha probable protección contra o sobrepeso e a diabete. -Que existe unha probable prevención de diversos tipos de cancro para as nais. Isto é só un mínimo resumo de todos os beneficios que coñecemos sobre a LME (lactancia materna exclusiva). Eu son Teta Fan! —— 🇪🇸La revista The Lancet en su edición sobre LM de 2016 recoge: -Que las muertes de 823000 niños y 20000 madres se podrían evitar cada año con la universalización de la LM. -Que la LM se asocia a un menor n° de infecciones. -Que la LM se asocia con un aumento de la inteligencia. -Que hay una probable protección contra el sobrepeso y la diabetes. -Que existe una probable prevención de diversos tipos de cancer para las madres que dan el pecho. Esto es sólo un mínimo resumen de todos los beneficios que conocemos sobre la LME (lactancia materna exclusiva). Yo soy Teta Fan!! #lactancia #lactanza #residencia #matronaresidente #childbirth #milk #breastfeeding #teta #peito #leite #woman #nursing #nurses #enfermeria #enfermaria #lactancia #lactanza

A post shared by LidiaCigüeña (@lidiaciguena) on

Anécdota sobre las mujeres gestantes de la Illa de Arousa

Hoy me apetece contaros una historia que me ha contado la matrona con la que estoy aprendiendo estas semanas en el centro de salud, que me ha encantado.

Esta matrona lleva muchos años en el ejercicio de su profesion, por lo que ha vivido muchísimos cambios y no sólo me está formando, también me cuenta muchas anécdotas e historias que ha vivido, algunas muy curiosas, como esta que quiero compartir con vosotras.

¡Nunca se me había ocurrido pensar en lo que pasaba con las mujeres que vivían en islas que se quedaban embarazadas antaño!

Resulta que en Galicia, por las particularidades de nuestra geografía, teníamos que ocuparnos de un asunto en aquella época en la que las comunicaciones no eran tan sencillas.

La Illa de Arousa, con sus 36 kilómetros de costa, situada en la provincia de Pontevedra, hasta el año 1985 no estaba unida a la Península Ibérica, por lo que los viajes se tenían que realizar en barco.

arousa.png

Los gallegos lo sabrán, y a los y las de fuera os lo voy a contar: aquí tenemos “mucho mar”. “Mucho mar” quiere decir que cuando hay temporal, viajar en barco no es algo fácil ni especialmente seguro, y esta es una condición que no se da sólo una vez al año.

Por lo tanto, antes de la construcción de los cerca de 2 kilómetros que unen la isla con el resto de Galicia, a las mujeres que podían estar cerca de dar a luz (a término), se las traían a Pontevedra en barca antes de que llegase el temporal.

Aquí, en el Hospital Provincial, pasaban días y días, varias veces al año, aún no estando de parto, porque, si habitualmente no era un viaje llevadero, estando de parto, la travesía en barco podía ser, cuanto menos, peligrosa.

La matrona me ha contado que eran días muy amenos, ya que todas se conocían, y hacían una buena comunidad dentro de los pasillos de los hospitales, hablando y comentando sus vivencias como futuras mamás.

Cuando el temporal pasaba, si no se habían puesto de parto, volvían a casa a esperar la llegada de las contracciones.

¿Acaso no es una historia genial? visitarousa.jpg

Anécdota sobre a Illa de Arousa e as súas mulleres

Hoxe apetéceme contarvos unha historia que me contou a matrona ca que estou aprendendo estas semanas no centro de saúde que me encantou.

Esta matrona leva moitos anos no exercicio da súa profesión, polo que viveu moitísimos cambios e non só me está formando, senón que me conta un montón de anécdotas e historias, algunhas moi curiosas, como esta que quero compartir con vós.

Nunca se me ocurrira pensar no que pasaba coas mulleres que vivían en illas e se quedaban embarazadas!

Pois resulta que en Galicia, polas particularidades da nosa xeografía, algo tiñamos que facer naquela época na que as comunicacións non eran tan doadas.

A Illa de Arousa, cos seus 36 kms de costa, situada na provincia de Pontevedra, ata o ano 1985 non estaba unida á Península Ibérica, polo que os viaxes realizábanse en barco.

arousa.png

Os galegos saberano, e ós de fóra vóullelo contar: aquí temos moito mar. Moito mar quere dicir que cando hai temporal, viaxar en barco non é algo doado nin especialmente seguro, e non é unha condición que só se de por aquí unha vez ó ano.

Polo tanto, antes da construcción dos preto de dous kilómetros que unen a illa co resto de Galicia, as mulleres que podían estar preto de dar a luz (a término), eran traidas a Pontevedra en barca antes de que chegara o temporal.

Aquí, no Hospital Provincial, pasaban días e días, varias veces ó ano, aínda non estando de parto, porque, se xa habitualmente non era unha viaxe doada, estando de parto, a travesía en barco con temporal podía ser, canto menos, perigosa.

A matrona contoume que eran días moi amenos, xa que entre elas coñecíanse todas, e facían unha boa comunidade dentro dos pasillos dos hospitais falando e comentando as súas vivencias como futuras mamás.

Cando o temporal pasaba, se non se puxeran de parto, voltaban á casa a esperar as contraccións.

View this post on Instagram

Scroll 2 veces para castellano! www.lidiaciguena.com 🔵⚪Hoxe apetéceme contarvos unha historia que me contou a matrona ca que estou aprendendo estas semanas no centro de saúde que me encantou. 👩‍⚕️ Esta matrona leva moitos anos no exercicio da súa profesión, polo que viveu moitísimos cambios e non só me está formando, senón que me conta un montón de anécdotas e historias, algunhas moi curiosas, como esta que quero compartir con vós. Nunca se me ocurrira pensar no que pasaba coas mulleres que vivían en illas e se quedaban embarazadas! Pois resulta que en Galicia, polas particularidades da nosa xeografía, algo tiñamos que facer naquela época na que as comunicacións non eran tan doadas. A Illa de Arousa, cos seus 36 kms de costa, situada na provincia de Pontevedra, ata o ano 1985 non estaba unida á Península Ibérica, polo que os viaxes realizábanse en barco. Os galegos saberano, e ós de fóra vóullelo contar: aquí temos moito mar.Moito mar quere dicir que cando hai temporal, viaxar en barco non é algo doado nin especialmente seguro, e non é unha condición que só se de por aquí unha vez ó ano. Polo tanto, antes da construcción dos preto de dous kilómetros que unen a illa co resto de Galicia, as mulleres que podían estar preto de dar a luz (a término), eran traidas a Pontevedra en barca antes de que chegara o temporal. Aquí, no Hospital Provincial, pasaban días e días, varias veces ó ano, aínda non estando de parto, porque, se xa habitualmente non era unha viaxe doada, estando de parto, a travesía en barco con temporal podía ser, canto menos, perigosa. A matrona contoume que eran días moi amenos, xa que entre elas coñecíanse todas, e facían unha boa comunidade dentro dos pasillos dos hospitais falando e comentando as súas vivencias como futuras mamás. Cando o temporal pasaba, se non se puxeran de parto, voltaban á casa a esperar as contraccións. Non vos parece unha historia xenial? — 🇪🇸Texto completo disponible en castellano en www.lidiaciguena.com

A post shared by LidiaCigüeña (@lidiaciguena) on

Non vos parece unha historia xenial? visitarousa.jpg

As nais que só criaban ás súas crías.

Toda profesión que fora ligada históricamente á muller é minimizada, infravalorada.

O criar, educar, e coidar á prole foi unha actividade desenvolvida maioritariamente por mulleres ,dende sempre, en máis do 95% das culturas descritas ata agora, e supón o 50% de todo o que tiñamos que facer para subsistir como especie.

  • Por un lado, debemos xerar alimentos e protección, o que no mundo contemporáneo se traduce en xerar cartos para mercalos, ademáis de cobixo, abrigo,…
  • Por outro lado debemos procurar que haxa quen prosiga co noso cometido, se reproduza e continúe o ciclo da vida.

Pero ese 50% segundo non vale nada. Ou cómo mínimo, no mellor dos casos, menos.

Sen nós a sociedade non houbera persistido, as mulleres sacaron adiante ás próximas xeracións, coidaron dos feridos e dos anciáns durante toda a nosa existencia como especie.

Fai moi pouco -e grazas a indomables e valentes loitadoras- podemos decidir; ou polo menos, niso estamos.

Decidir sobre que queremos facer cas nosas vidas, se queremos ocuparnos da “producción” de productos, porque non nos da a gana de ter que criar ou ter ás nosas crías, que é igual de lexítimo,  ou se queremos ocuparnos da “producción” da próxima xeración.

Ou se queremos compartir ambas tarefas con outra persoa.

Se pensásemos só en números (algo que para min é un enorme erro, pero así temos montado o mundo, e eu non son allea a esa realidade),…canto vale a vida dun novo meniño? Canto vale educalo? Canto vale alimentalo co teu corpo, co teu esforzo? O feito de que siga vivo porque haxa quen o coide cando ten fiebre? O feito de que lle ensinen que mancar a outros non está ben? Que hai que querer e respectar? Que hai que ser responsable dos propios actos? Canto vale gardalo coma un tesouro 9 meses? Canto vale protexelo, coma a maior das fortunas, durante unha vida?

Pode que poidésemos cuantificalo como o que ese futuro adulto producirá. O seu potencial. O seu potencial productivo. Pero a min os números dánseme fatal, e ademáis iso deixollo a quen se lle den mellor ca min, e sobre todo, a quen lle importen máis.

Pero á muller que libremente escolleu a valiosa e dura vida de adicarse en exclusiva ós seus fillos, díselle que non traballa.

24 horas ó día.

365 días ó ano.

Con cada choro, con cada pataleta.

Con cada cueiro e con todos os mimos.

Con todo o amor, sempre, sen descansos.

Porque a crianza non entende de vacacions, nin de dores de cabeza.

Ninguén nos da unha “baixa de nai”.

A crianza só entende das necesidades dos que te necesitan.

Noraboa a todas as nais tan valentes coma ti, que me lees, que son tan tan vagas, que non tenen un só día libre ó ano.

Creédevolo máis.

O que facedes, non ten prezo.

 

Las madres que sólo criaban a sus crías.

Toda profesión ligada históricamente a la mujer es minimizada, infravalorada.

El criar, educar y cuidar a la prole ha sido una actividad desarrollada mayoritariamente por mujeres, desde siempre, en más del 95% de las culturas descritas hasta la actualidad, lo que supone el 50% de todo lo que teníamos que hacer para subsistir como especie.

  • Por un lado, debemos generar alimentos y protección, que en el mundo contemporáneo se traduce en generar dinero para comprarlos, además de cobijo, abrigo, …
  • Por otro lado, debemos procurar que se prosiga con nuestro cometido, que haya quien se reproduzca y continúe el ciclo de la vida.

Pero ese segundo 50% no vale nada. O como mínimo, en el mejor de los casos, menos.

Sin nosotras la sociedad no hubiera perdurado, las mujeres han sacado adelante a las próximas generaciones, cuidaron de los heridos y de los ancianos durante toda nuestra existencia como especie.

Hace muy poco, y gracias a indomables y valientes luchadoras, podemos decidir; o por lo menos en eso estamos.

Decidir sobre qué queremos hacer con nuestras vidas, si queremos ocuparnos de la “producción” de productos, si es que así lo decidimos por que no nos da la gana de engendrar o criar, que es igual de legítimo, o si queremos ocuparnos de la “producción” de la próxima generación.

O si queremos compartir ambas tareas con otra persona. Y en qué cuantía.

Si pensásemos sólo en números (algo que para mi es un error enorme, pero tenemos así el mundo montado y no soy ajena a esa realidad) …¿Cuánto vale la vida de un nuevo niño? ¿Cuánto vale educarlo? ¿Cuánto vale alimentarlo con tu cuerpo, con tu esfuerzo? ¿Cuánto vale el hecho de que siga vivo porque haya quien lo cuide cuando tiene fiebre? ¿O el hecho de enseñarle que lastimar a otros no está bien? ¿Qué hay que querer y respetar? ¿Qué hay que ser responsable de tus propios actos? ¿Cuánto vale guardarlo como un tesoro 9 meses? ¿Cuánto vale protegerlo, como la mayor de las fortunas, durante una vida?

Puede que pudiésemos cuantificarlo como lo que ese futuro adulto producirá. Su potencial. Su potencial productivo. Pero a mi los números se me dan fatal, y además, eso se lo dejo a quien se le den mejor que a mi, y sobre todo, a quien le importen más.

Pero la mujer que libremente escogió la valiosa y dura vida de dedicarse en exclusiva a sus hijos, se le dice que no trabaja.

24 horas al día.

365 días al año.

Con cada llanto, con cada pataleta.

Con cada pañal y con todos los mimos.

Con todo el amor, siempre, sin descansos.

Porque la crianza no entiende de vacaciones ni de dolores de cabeza.

Nadie nos da una “baja de madre”.

La crianza sólo entiende de las necesidades de los que te necesitan.

Enorabuena a todas las madres, valientes, como tú, que me lees, que son tan tan vagas, que no tienen ni un día libre al año.

Creéroslo más.

Lo que hacéis, no tiene precio.